Análisis de la Polemica Publicidad de “Marcos y Claudia”, la Pareja del Banco Galicia


Reblogueado de R E V I S T A / E M B E S T I D A

“Detengan esa tarjeta”, ¿Por qué la pareja del Banco Galicia tiene tanto éxito entre los televidentes?

Seguramente, más de un televidente se haya deleitado y entretenido con las publicidades de “Marcos y Claudia”, la pareja estrella del Banco Galicia. Él, un trabajador austero, con miedo a despilfarrar $1 de más. Ella, compradora compulsiva, con más de 10 bolsas en cada brazo, sin miedo  a excederse en los gastos y en el límite de la tarjeta.

En su última aventura, “Marcos” toma el micrófono del reconocido shopping “Abasto” y, para sorpresa de las personas que estaban allí presentes, pide de manera desesperada que lo ayuden a evitar que su mujer siga gastado la tarjeta, al grito retumbante de “detengan a esa mujer, detengan esa tarjeta”. La publicidad, no tardó en ser aceptada por el público, con más de 6.000 reproducciones en la red social “YouTube” en su poco tiempo de existencia.

Ahora bien, la pregunta central es saber ¿Por qué la pareja del Banco Galicia tiene tanto éxito entre los televidentes?

Las respuestas podrían ser varias y de todas la matices, algunos optarían por responder “sencillamente porque me gusta”, o “me parecen simpáticos”, o contestaciones por el estilo que lo único que hacen es reforzar el “sentido común”, de que las publicidades “gustan” o “no gustan” al público dependiendo del “gancho” que tengan, o de lo “cool” que sean.

Lo cierto, es que el éxito de una publicidad comercial no depende del “gancho”, de lo “pegadizo” o “buena onda”. La publicidad no busca entretener, sino que su objetivo mayor es instalar un mensaje claro y conciso en la mente de los espectadores, para que recuerden y tengan bien presentes la marca que el grupo publicitario intenta promocionar.  En este sentido, se puede decir que la publicidad de “Marcos y Claudia” del Banco Galicia, tiene buena aceptación porque supieron instalar un fuerte mensaje en la mente de los televidentes… ¿Qué mensaje?

Hagamos un simple ejercicio:

Al principio de la nota, dijimos que el personaje de “Marcos” era un hombre austero, con miedo a despilfarrar $1 de más, ¿les suena familiar?

Después, se pasó a la descripción de “Claudia”, una compradora compulsiva, con más de 10 bolsas en cada brazo, sin miedo  a excederse en los gastos y en el límite de la tarjeta. ¿Y eso?, ¿les suena familiar?

La trama de la última historia: un hombre suplicando para que su mujer deje de gastar, al grito de “detengan esa tarjeta”, ¿y eso?, ¿les suena familiar?

Si en algún momento usted respondió “si”, entonces se puede concluir, con justa razón, que las publicidades de “Marcos y Claudia” triunfaron  porque parten de un estereotipo y concepción machista, en donde el hombre es el trabajador y ahorrador sensato, capaz de administrar bien el dinero, y la mujer, es la derrochadora y compradora compulsiva, que lo único que sabe hacer es gastarlo.

Suena fuerte, pero esa es la razón y la receta de dicho éxito, y si alguien no me cree o discrepa conmigo, hágase la siguiente pregunta: ¿Por qué “Claudia” no es austera y ahorradora, y “Marcos” el derrochador y comprador compulsivo? La respuesta es simple: Porque no hubiera funcionado.

A diferencia de los comunicadores sociales, el publicista no busca romper con un mito o un estereotipo social, sino que todo lo contrario, busca reforzarlo y agrandarlo, para establecer en el inconsciente del televidente la idea de “tenes razón, es así” para buscar complicidad e identificación  al compartir un mismo concepto, aunque dicho concepto sea erróneo, sesgado, discriminativo, y, en este caso, machista.

En este informe, hemos utilizado en demasía el término “estereotipo”, y todos lo damos por sabido, pero… ¿usted sabe específicamente que significa y de donde viene el término? Hagamos un poco de historia basándonos en la teoría del semiólogo Débray (1994)

La primera concepción de la imagen, originada en el miedo a lo desconocido, busca atraparlo, poseerlo, y cristalizarlo en el arquetipo. El arquetipo remite al origen (arjé), el modelo, la “idea”, que solo existe en el pensamiento divino. Por ser una abstracción, el hombre buscó referirlo mediante imágenes en un esfuerzo de aprehenderlo, traerla al presente. La Logosfera, corresponde a esta primera era, correspondiente al ídolo, imagen del tiempo inmóvil, eterno, presencia inmovilizadora de los divino.

La segunda concepción se refiere a la representación de aquello que se busca como al objeto amoroso, el ejemplar. Contiene los rasgos de una clase. Se asocia al prototipo, es decir, lo primero. Es la era del arte, correspondiente a la grafosfera, que ofrece la representación ilusoria de la cosa. Perteneciente al pasado, es reproducida por el arte de la manera más bella y placentera posible. Está caracterizada por el culto a lo bello, y por eso la imagen se vuelve representación imitativa de la naturaleza, donde las cosas se manifiestan en su perfección original.

La tercera concepción de la imagen es que dirige a la creación,y a la recepción incesante de aquello que se desea. Corresponde al estereotipo, porque en él se incluyen generalizaciones, a partir de un material y un tipo que pueden dar origen a muchos iguales a él. En sus orígenes, se refería a una impresión tomada a partir de un molde de plomo (por eso el componente “stereos”, que significaba duro, rigido) es decir, que el producto era una copia de otra copia. Corresponde a la era de lo visual puro, la videosfera. El hombre convertido en demiurgo, puede hacer existir aquello que desea y reproducirlo infinitamente.

Ahora que sabemos lo que significa el término estereotipo, queda claro que la idea de esta nota es la revelar que, a veces la sociedad (y las instituciones comerciales y del marketing) crean “moldes rígidos” en donde se puedan reproducir satisfactoriamente la idea o el concepto (la mayoría de las veces erróneo) que se tiene sobre un sector de la población, fenómeno o cosa.

¿Después de todo lo expuesto sigue sin creerme?, entonces haga el ejercicio de preguntarse de donde vienen las frases “todo los hombres son iguales” o “todos/as están cortados/as por la misma tijera” (¿por la misma “tijera” o por el mismo “molde”?)

Imagen

Fuente: http://revistaembestida.wordpress.com/2014/05/25/el-avispero-mayo-analisis-de-la-publicidad-de-marcos-y-claudia-la-pareja-del-banco-galicia/

Anuncios

Un pensamiento en “Análisis de la Polemica Publicidad de “Marcos y Claudia”, la Pareja del Banco Galicia

  1. Guillermo

    Estoy completamente de acuerdo.
    Es mas, pienso que esta publicidad debiera ser suspendida, o si esto parece demasiado, al menos debería aparecer con una leyenda impresa debajo de la pantalla que diga algo así como “el consumo compulsivo es una adiccion y debe ser tratada por un profesional”.
    Algo similar a lo que ponen en las publicidades de bebidas alcoholicas.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s