Fundación de Tompkins autorizó la caza de caballos salvajes en Yendegaia con la venia del estado


caballos1

05 julio 2014

En la Cordillera de Darwin, la Tierra del Fuego, se encuentra la Hacienda de Yendegaia, que consta de más de 38 mil hectáreas que pertenecían al conservacionista Douglas Tompkins, quien las donó al Gobierno de Piñera a cambio de un predio en el Parque Nacional D’Agostino.

Entre los papeles que licitaban la donación de tierras, en Julio de 2013, se encontraba un contrato entre la Fundación Yendegaia y el cazador Miguel Luis Serka Romero, que autorizaba a este último a cazar los caballos salvajes de la zona durante los próximos 4 años.

Dicho contrato de cacería fue parte integrante del documento de donación con el gobierno, es decir, el Estado de Chile tomó conocimiento de este grave hecho de exterminio que sería ejecutado en dicho predio.

Las razones argumentadas para su caza son su estado de abandono, el deterioro del ecosistema y la transmisión de enfermedades a otras especies de la zona.

Sin embargo, estas razones no pueden sostener de modo alguno las atrocidades que se están cometiendo con los animales, que están siendo cazados con redes de pesca, lo que ha dejado a muchos de ellos con heridas en las patas e incapacitados para correr, atacados por perros y disparados con ballestas.

José Alvarado Machuca, cuidador de los caballos de la zona hasta la entrada en vigor del contrato, asegura que los dardos disparados los traspasan de un costado a otro, causándoles la muerte. También señala que es espacio disponible es lo suficientemente grande como para que estos causen daño alguno al ecosistema y que sin duda “el hombre hace más daño que el caballo”.

Andrés Cox, criador de caballos asegura que la Hacienda Yendegaia “es la estancia más antigua y la última del mundo austral con pasturas para poder mantener a estos caballos de forma sustentable”. Sin embargo, “ni los dueños anteriores ni la fundación de Tompkins han invertido en hacer este manejo sustentable”.

Como aún no ha concluido el proceso de recepción de tierras, existe una confusión respecto de las responsabilidades en uno de los pocos lugares en el mundo donde habitan manadas de caballos salvajes hace más de 60 años.

Las autoridades implicadas en el caso dicen no tener conocimiento al respecto. Victor Osorio, ministro de Bienes Nacionales, dijo que no sabían nada del tema, y que este hecho ha provocado “la interrupción de los actos administrativos para consumar la firma de la donación hasta que no reciban una respuesta de la Fundación”.

La Fundación Yendegaia, por su parte, ha declinado toda respuesta sobre el tema asegurando que deber responder Conaf.

Por tanto, lo único que a ciencia cierta se sabe en estos momentos es que cientos de caballos salvajes están siendo cazados con prácticas salvajes, amparados por una institución supuestamente conservacionista.

Mientras la Fundación calla, la mujer de Tompkins, Kris, dio ayer una breve conferencia en la tienda Patagonia, en el barrio El Golf, para contar la labor conservacionista que están llevando a cabo en la Patagonia.

Pero aunque aunque se señale que no ha concluido el proceso de recepción de tierras y que existe una confusión respecto de las responsabilidades en uno de los pocos lugares en el mundo donde habitan manadas de caballos salvajes hace más de 60 años, aquí dejamos una publicación de marzo del 2014, donde la contraloría aprueba el proyecto, dando por hecho el proceso de recepción de las tierras.

Contraloría aprueba proyecto del Parque Nacional Yendegaia en Magallanes

El 7 de marzo del 2014 salía en los medios de prensa  que la Contraloría aprobó el proyecto impulsado por el presidente Sebastián Piñera y el empresario norteamericano Douglas Tompkins, quienes planean la creación de un parque de alrededor de 140 mil hectáreas, en tierras vírgenes de la región de Magallanes.

Según publicó El Mercurio, el órgano contralor tomó razón del decreto que permite la construcción del parque, Este parque se proyectó para que sea emplazado en la Isla Grande de Tierra del Fuego, al sur del río Azopardo y del lago Fagnano, entre el Parque Nacional Alberto de Agostini y la República Argentina.

el origen del proyecto

Esta idea nació cuando el presidente Sebastián Piñera se reunió con Douglas Tompkins el año 2011 en La Moneda, donde según el empresario, la idea de fondo era fomentar áreas verdes entre el sector público y privado.

El norteamericano donó 38 mil hectáreas que adquirió junto a otras tierras vírgenes en los años 90. Y ante las eventuales críticas hacia la participación del presidente en el equipo, Tompkins se apuró en aclarar que “la gente no se da cuenta, pero Sebastián Piñera es el mayor conservacionista chileno”.

El resto del parque corresponden a 111 mil hectáreas de terreno fiscal.

2012: La denuncia del francés por la caza de caballos

Desde su blog en el año 2012 un francés ya denunciaba la caza de caballos

Esto no es nuevo, la cacería de los caballos se viene haciendo desde hace años  ya el 2011  En un viaje por el sur de Tierra del Fuego,Nicolas Rouviere, un fotógrafo francés que vivía  en Puerto Varas. dice que se encontró con varios caballos salvajes en el parque privado Yendegaia, una ex-estancia de 95.000 hectáreas que la Fundación Yendegaia tiene como objetivo donar en algún momento a Chile para formar parte del Parque Nacional Agostini, el cual queda muy cerca.

En medio del impresionante paisaje natural, sin embargo, Rouviere también encontró la práctica que tiene esta fundación medioambiental para eliminar los caballos baguales y otras especies no autóctonas en la zona.

“Vi una tropa de estos bellos animales en los bosques del sur. Maravillosos, grandes, nobles… “, dice Rouviere. “Después, hablé con la persona a cargo de Yendegaia y me conto que parte de su trabajo era de limpiar el parque de los animales introducidos, como vacas, toros y caballos. ¿Qué hacen con ellos?! Los mandan a carnear! “, dijo  Rouviere.

El triste destino de estos nobles caballos ha llevado a Rouviere a soñar con el Proyecto Baguales, una iniciativa para salvar hasta a 15 de estos caballos. Su plan es ir a Yendegaia, conseguir los caballos y llevarlos por tierra a través de la Cordillera Darwin a la ciudad de Porvenir, despues a bordo de un camión con destino a Puerto Natales, donde podrán tomar un crucero Navimag a Puerto Montt. Una vez en Puerto Montt, los recibirá en camiones destinados al valle Cochamó, donde Rouviere dice “los baguales serán liberados para comenzar una nueva aventura.”

 

Fuentes:  http://www.elciudadano.cl/2014/07/04/108477/fundacion-yendegaia-firmo-contrato-que-licita-la-caza-de-caballos-salvajes-en-cordillera-darwin/

http://www.biobiochile.cl/2014/03/07/contraloria-aprueba-proyecto-del-parque-nacional-yendegaia-en-magallanes.shtml

http://www.patagonjournal.com/index.php?option=com_content&view=article&id=2386%3Aproyecto-baguales&catid=60%3Aeditor&Itemid=264&lang=es

Fuente: http://www.prensanimalista.cl/web/2014/07/05/fundacion-de-tompkins-autorizo-la-caza-de-caballos-salvajes-en-yendegaia-con-la-venia-del-estado/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s