Consecuencias de la costumbre carnívora


Si estás preocupado por el destino del mundo y no sabés qué hacer. Leé este artículo y poné los cables en orden. Es más fácil de lo que creemos. Sólo debés tomar decisiones con consecuencias diferentes a las que imperan actualmente. 
SI LA HUMANIDAD VIVIESE DE MODO VEGETARIANO, NO HABRÍA UNA SOLA PERSONA SOBRE LA TIERRA QUE TUVIESE QUE SUFRIR A CAUSA DEL HAMBRE.


► En el mundo, más de 852 millones de personas sufren hambre. Con una cosecha mundial de cereales de 1.570 millones de toneladas (año económico 2006) y una población mundial de 6.600 millones de personas, a cada persona le corresponderían diariamente 652 gramos de cereales, si no se diera la mitad de los granos a los animales como pienso.

Un 80% del terreno cultivable de la Tierra está en manos de los ganaderos. 20 mil millones de “animales útiles” consumen el 49% de la cosecha mundial anual de cereales y un 90% de la cosecha anual de soja. 
Debido al endeudamiento excesivo, los países pobres están en parte obligados a vender como pienso para el ganado alimentos vegetales de alto valor para la alimentación humana. El 60% del pienso de la ganadería intensiva es importado desde los países en desarrollo. 
Para “producir” 1 kg. de carne de vaca se necesitan entre 7 y 16 kilos de cereales o de soja. En la conversión de cereal a carne se pierde, debido a la prolongación artificial de la cadena alimenticia, entre otros, el 90% de las proteínas, 99% de los hidratos de carbono, y el 100% de fibras vegetales. El consumo de carne es la forma más efectiva de destruir los productos alimenticios. 
Según la Comisión de la Organización Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible, para producir 100 gramos de carne se utilizan unos siete mil litros de agua.
* Sobre la superficie del terreno necesario para producir un kilo de carne se podrían cosechar, en el mismo plazo de tiempo, 200 kilos de tomates o 160 kilos de papas.
 
Una tercera parte de la población mundial sufre carencia de agua. A esa conclusión ha llegado el estudio más completo realizado hasta el momento por 700 científicos sobre el tema del abastecimiento de agua dulce (Comprehensive Assessment of Water Management in Agriculture). Los científicos indican como método más efectivo para ahorrar agua el renunciar a la carne, pues para la producción de un kilo de cereal se necesitan alrededor de 2000 litros de agua, mientras que para producir un kilo de carne se necesita cinco veces más. 
En el caso de una alimentación que en su 80% sea vegetal y un 20% de origen animal (en las naciones industrializadas el porcentaje de origen animal se encuentra actualmente entre el 30 y 35%) el uso de agua para la producción de alimentos supone 1300 metros cúbicos al año, mientras que en el caso de una alimentación totalmente vegetariana el gasto de agua sería alrededor de la mitad.

  

CONTAMINACIÓN DEL AGUA:
El 50% de la contaminación de agua en Europa se debe a la crianza masiva de animales. Los nitratos procedentes de la agricultura han penetrado tanto en las aguas subterráneas, que por eso algunas marcas de agua mineral ya no cumplen los valores necesarios para que el agua sea potable. Tan sólo en los EEUU los animales que son criados para el consumo humano producen 130 veces más excrementos que toda la población.
ESTÍERCOL, ABONOS LÍQUIDOS:
En la producción de 1 kg de carne de cerdo se producen unos 15 kg de abono líquido – en Alemania 66 millones de toneladas anualmente. El nitrato que contiene contamina las aguas. Las evaporaciones de amoníaco del estiércol y de los abonos líquidos están involucradas además en la formación de la lluvia ácida y en la extinción forestal.
MUERTE DE LOS BOSQUES:
El amoníaco es considerado actualmente como el responsable principal de la destrucción de los bosques. Alrededor del 85% es causado por las emisiones producidas en la cría de animales, por ejemplo, la eliminación de estiércol de los campos.
Un conocimiento fundamental tras diez años de estudios de los daños provocados en los bosques, es que las cantidades de nitrógeno atmosférico y particularmente nitrógeno de origen amoniacal, que provienen principalmente de la agricultura, deben ser reducidas… (El biólogo Dr. Hans Mohr en “Spektrum der Wissenschaft. Enero 1994)
CONTAMINACIÓN DEL AIRE:
El amoníaco procedente de excrementos animales juega un papel funesto no solamente en el caso de la lluvia ácida. A partir del amoníaco se producen en la atmósfera los aerosoles secundarios, los cuales en forma de “polvillo fino” son una amenaza para la salud humana. A pesar de su gran incidencia, apenas si se menciona la cría de animales como un problema en la lucha contra el peligroso “polvillo fino” producto de las emisiones de gases nocivos para la salud. Una vaca lechera produce anualmente nueve kilogramos de compuestos orgánicos volátiles. Esto es más de lo que produce un automóvil. Estos compuestos orgánicos volátiles juegan un papel fundamental en la formación del ozono cercano al suelo, que es uno de los componentes esenciales del Smog.

SELVA TROPICAL:
El 90% de la destrucción de la selva tropical se produce por la crianza masiva de animales. Cada dos segundos se destruye un espacio forestal comparable con la superficie de un campo de fútbol – en gran parte para la obtención de campos de pastoreo.Tras la crisis de la enfermedad de las vacas locas se pasó a la producción de piensos de animales a base de soja. Aumentó la demanda de soja y para su producción aumentó la deforestación por medio de incendios en la región amazónica. Esto aceleró de forma radical la destrucción de la selva.
EROSIÓN DE LOS SUELOS:
La producción de leche y carne es la responsable del 85% de la erosión total del suelo, lo que supone alrededor de 24 mil millones de toneladas de suelo erosionado anualmente.
ENERGÍA:
Más de la tercera parte de todas las materias primas y de los combustibles fósiles en los EEUU se utilizan para la crianza de animales para el consumo humano.
EFECTO INVERNADERO:
La producción de carne libera grandes cantidades de dióxido de carbono, especialmente por las quemas forestales. Además, los animales producen energía oxidando los compuetos orgánicos que contienen carbono, lo que conduce a la liberación de dióxido de carbono (CO2) y agua. El 21% de la emisión total de dióxido de carbono que se asigna a la actividad humana proviene en realidad de los animales que nosotros mismos comemos.
“Para bajar la densidad de dióxido de carbono en la atmósfera, no es que se deba quemar menos petróleo y gas, sino que la humanidad debería cambiar sus costumbres alimenticias: Si todos los seres humanos fuesen vegetarianos, se podría controlar el calentamiento global”, escribe el físico británico Alan Calverd en la publicación Physics World.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s